miércoles, junio 28

COSAS ...

Este post tiene tres partes, la primera, es un eco, la segunda, es lo que me pasó este fin de semana, y la última parte, es algo bonito que hice.



***************

En cierta ocasión, creí sentir la verdad,
y no era la verdad,
otra vez, dije que no sabia explicarme
y me entendieron.

Una vez me dijeron,-“Tu eres lo más importante”,
y me lo creí,desconcertado luego, te vi con otro.

Buscaba entonces, razones para justificarte y complejicé mi imaginario,
ahora se:
Que no todos queremos lo que tenemos y cuando lo queremos, no se nos da.

PD
No es necesario entender. Esta una perorata más.

(*)La foto la tome del Blog de Jose Avila









***************



Le contaré algunas cosas que me acontecieron por estos días:

Mi pasado fin de semana fue agitado, en Bogotá teníamos un apartamentito arrendado, los inquilinos lo desocuparon, dejando deudas y averías. Me ha tocado estucar, pintar, limpiar pisos, arreglar una gotera, poner como nuevo el apartamento y hacer el trabajo más incomodo como es buscar a los fiadores y pedirles que cumplan con sus compromisos y todo ello, yo solito, por qué solito?, porque soy el hombre de la casa, porque sé pedir las cosas y quien más sino yo, para arreglar lo desarreglado, además es mi deber.

Por otro lado, estuve visitando el museo nacional (una exposición hermosa sobre los guerreros de terracota)

Estuve también en un asado con amigos del barrio, dicho asado, termino animizado por cierto, con la pelea de dos mujeres celosas, les contaré:

Una de ellas es la hermana de un amigo policía (la llamaremos Alfa), la otra es mi prima, ella es vendedora de motos, muy hermosa por cierto (la llamaremos Beta). Resulta que Beta convivió por un buen tiempo con el hermano de Alfa, Alfa y Beta cómo decirlo…, se empecinaron con un muchacho que fue al asado, cada una empezó a utilizar sus armas de seducción, al punto que era algo incómodo para las otras personas que estábamos, Alfa empezó a soltar indirectas contra Beta y Beta sin pensarlo dos veces le dijo en la cara, textualmente -“Lo decís porque sos una culicaliente”-, y se armo la de Troya.

Qué papel juegue yo?, bueno, debo admitir que me divertí ver a estas dos mujeres mechonearse, y hasta les hacía barra, pero claro, entre varios nos toco separarlas y de paso me gane unos golpes en la tibia. El punto es que el hombre causante de la rencilla, muy orondo y terminada la calentura, las llevó a un rincón les habló (En realidad no sé que les diría) y Beta le dio un beso en la mejilla al susodicho y se marchó del asado. Y así, esa tarde Alfa obtuvo lo quiso, aunque me parece que la que la realmente ganó fue Beta.

***************



Una de las razones por las que amo mis Blog, es porque me permite mostrar, mis otros matices, quiero presentarles un dibujo que hice y contarles como lo hice, (Recuerde estimado lector que soy un poquito insistente en mis cosas).

Soy un hombre de rutinas y algo sicorígido con los horarios, todos los viernes por la noche o la madrugada del sábado, viajo a Bogotá y el lunes en la mañana retorno al pueblito, el viaje es de tres a cuatro horas, viajo en el camión de un amigo quien es comerciante de fruta, él me lleva y me trae gratis (solo debo acomodarme a sus horarios).

Debido al asunto de los inquilinos, tuve que retornar el martes, mi amigo (el del camión) no pudo traerme, así que, me vine en bus. Dicho bus, debido a un circuito ciclístico que pasaba, tuvo que orillarse y parar durante tres horas. Yo soy un buen conversador, pero esta vez no se dieron las cosas con los otros pasajeros, así que saque unas hojas y me puse a pintar y garabatear, el tiempo se me pasó volando, pinté cosas sin sentido, y entre éstas, hice un boceto de un sueño que tuve y lo escanie tan pronto llegué al pueblo. Helo aquí:


El sueño que intente plasmar, era un paisaje que iba cerrándose cual zoom, pero a medida que se cerraba los volúmenes iban ajustándose al caprichoso espacio en el que les tocaba. Le hacia falta color y aunque tengo acuarelas, sentí que no era la textura que quería, entonces, tome prestado esmaltes de uñas (bueno la verdad es que me los robe solo por una noche), llegué a mi ranchito y me puse a pintar, pero hacia falta algo, entonces a las ocho de la noche, bajé a la casa de mi compadré, les llevé unas galletas y a escondidas le robe también (por una noche) los crayones y colores de mi ahijada, con mi botín, me devolví nuevamente a mi ranchito, y esto fue lo que quedo:

Hoy escanie nuevamente la imagen, devolví los esmaltes, y en la nochecita le llevaré los colores a “YIDI”(*) con un osito de regalo.
Conclusiones:
1. Necesito crayones.
2. El tiempo nunca hay que dilapidarlo.
3. Nuestras obsesiones, hobis,… o como quiera que se llamen, correctamente enfocadazas, son constructivas
4. He aquí la versatilidad de este medio de comunicación y la razón por la que amo los Blogs.

(*)YIDI es mi ahijada, tiene tres años y aunque ese no es su nombre, a ella le gusta le llamamos así.
***************
Chao un abrazo.


 

posted by rafico @ 11:29 a. m. Comentarios: 11


Volver - Carlos Gardel