jueves, febrero 22

MI CABO


Lo que le contaré hoy, es comprometedor y me da pena ajena, sobre todo sabiendo que la mayoría de mis lectores, crean un imaginario de lo que es mi país con lo que narro aquí, pero, varias veces he usado este medio para quejarme de manera pasiva ante sucesos que me tocan, esta vez también lo haré, solo quiero dejar claro, que no quiero cuestionar a las fuerzas militares de mi país, cuando por el contrario ando agradecido de ellas…

***

El comandante de policía del pueblo lleva algo más de dos años por acá, mi relación con él es cordial y parca, cuando nos encontramos, nos saludábamos solo mencionando nuestros apellidos, yo le digo “mi Cabo LLLLLLL” y él me contesta, “señor BBBBBB”.

Sucede, que los ladrones le robaron a un familiar unas cabezas de ganado, y en la diligencia de informar el hecho, tuve la oportunidad de intercambiar algunas ideas y anécdotas con mi Cabo.

En ese contexto, grande fue mi sorpresa, cuando sin el menor resquemor me dice él, mas o menos así: - El problema de los ladrones se acaba, es matándolos, que él sabe de unos sospechosos del robo de ese ganado, y que le recomendaba a mi familia tomar justicia por nuestras propias manos, antes de que esos hijuep%#@& queden en libertad en un par de meses…, que le avisara para facilitar el asunto”.-

Quede frío…

Con lo que me dijo y en la situación en la que estaba, sabía que, más que nunca debía medir mis palabras y respuestas, para no generar mal entendidos o comprometerme sin querer con algo inicuo.

No se imagina el sigilo con el que tuve que enfrentar esa conversación… Solo le diré que nunca entre a justificarlo o contradecirlo.

Sin duda, varios matices de reflexión quedan: la no justicia, la impunidad, la ligereza argumentativa, el dolor de patria… Pero lo que me tiene sacudido, es el cómo se desencadena las cosas y cómo se encuba tan fácilmente las tragedias.

 

posted by rafico @ 12:25 p. m. Comentarios: 9

lunes, febrero 12

HOY...

La imagen corresponde a mi cuaderno de notas, en él, escribo ideas, llevo mis cuentas, hago tal cual garabato, me acompaña siempre en mis correrías y les digo un secreto, en él he escrito cartas dirigidas a muchas y muchos de ustedes, que nunca recibirán, cartas que tienen anhelos, deseos y palabras comprometedoras..., además de ello, en este cuaderno tengo escrito una lista de las cosas que quisiera contar en este Blog (cosas que recuerdo, que escucho, que me pasan... como la discoteca al lado del hospital del pueblo, el cómo mi abuela me enseñó a vender ganado, la pintura que hice en vacaciones, las pasadas ferias de mi pueblo, mis tardes de ron, libros y sexo...), cuando decido un tema, generalmente lo escribo primero a mano, y entre el lunes o el miércoles lo trascribo a word y lo posteo (a veces en la alcaldía o en cualquier Café Internet).

La semana pasada no saqué tiempo para mis Blogs, por lo que no tengo un tema preparado, pero me resisto a abandonar esto, no quiero perder la rutina de escribir, de alguna forma, ello me mantiene atento y a veces me da otra perspectiva, así que hoy lunes, diez de la mañana frente a este computador les narraré algunas cosas que hice esta semana (perdone usted el estilo del escrito):

1. La temporada de verano está recia, el paisaje es ocre por los pastos secos, las matitas al lado de las carreteras están rucias del polvo levantado por los autos, el humo de incendios opacan la luz, y para completar, las crudas heladas que se están presentado en la sabana queman del frío muchos cultivos, sepa que en las madrugadas tenemos temperaturas de -7 grados y al medio día, casi de 30 grados (estamos a 2200 msnm), imagine estas fluctuaciones de más de 35 grados ... los ríos están casi secos, para evitar que la gente use el agua potable para el regadío de los cultivos, la alcaldía del pueblo está haciendo racionamientos de agua... Hay un cambio drástico del clima por estas tierras, no sé si sea un ciclo natural del planeta o si el hombre es el que lo esté provocando, pero veo y siento en carne propia sus efectos, aquel grito de Casandra que anunciaba penurias, se están cumpliendo, y los más humildes en recursos, somos los primeros que pagamos nuestra cuota.

2. Se me ha presentado gastos..., para compensar en algo, junto con un familiar estuve repartiendo cable para cultivos de flores, por varios municipios de la sabana (El Rosal, Subachoque, Cajicá... ), por lo que tengo el bronceado de camionero y ando resfriado.

3. El problema de la alcantarilla ahí va... mi vecino resultó más hábil en burocracia, de alguna forma tiene influencias en la gobernación...

4. He estado cotizando el hosting, dominio y diseño de una página web, los precios especialmente para el diseño están costosos, estoy mirando un sistema llamado XOOPS, el cual es software libre y atractivo para lo que quiero.

5. Anoche llegue al pueblo, (casi todos los fines de semana los paso en Bogotá), me trajo un comerciante vecino de por acá, me tomé unos tragos y me quede en la casa de un amigo, y qué noche..., les contaré: De camino a la casa de mi amigo, la esposa de él, iba montada en la potra, y por falta de destreza el animal se rasguñó un ojito con un rama, nos tocó echarle azúcar y hacerle un cataplasma con hojas de breva, el pobre animalito estaba desesperado, el ojito se le puso blanco... esta mañana ya estaba más mejorcito...

Un abrazo.

 

posted by rafico @ 11:40 a. m. Comentarios: 6

domingo, febrero 4

LA ALCANTARILLA

1. Alcantarilla, se les llama a aquellas cajas al lado de las carreteras que se encargan de colectar el agua lluvia y dirigirla a ríos o canales.

2. Mi finquita tiene una pendiente pronunciada y la carretera que la circunda, está en cascajo y en otra zona está la viva piel de una roca metamórfica, es decir, la carretera no está pavimentada, esto hace que cuando llueve se vuelva muy peligrosa por el barro.

Explicado esto, le contaré el problemita que tengo con un vecino por una alcantarilla mal puesta:

Andaba en diligencias por Bogotá, (cuando me demoro, recomiendo la finca a unos familiares y le pago a un muchacho para que se ocupe de ciertas cosas), cuando llego, encuentro que construyeron una alcantarilla justo en la parte alta de la finca, dirigiendo el agua colectada por toda la mitad de ésta, socavando mis cultivos y dejándola así susceptible a la erosión, supuestamente, la autorización la dio el muchacho que dejé a cargo; cuando hablo con él, me cuenta que lo engañaron para que diera una firma.

Imagine usted el abuso y todo orquestado por un vecino, quien adrede, hace unos meses deseco un pozo de agua que quedaba dentro de la finca de él, y donde escurría de manera natural el agua lluvia, sembró sobre el pozo unas hortalizas y obvio, para preservar su torpe obra, necesitaba desviar a la fuerza el agua lluvia y cómo?, pues poniendo una alcantarilla más arriba (espero que me haya entendido las señas), además, cometió el descaro de aprovecharse de la ingenuidad de mi muchacho, desconoció los p
rocedimientos para hacer esas obras e incluso confundió al alcalde para que le facilitara unos hombres …

Es que si les contará las penurias que ha tenido mi familia con la bellaquería de este señor…

Tengo mucha rabia…

Entiendo ahora porque dicen que uno debe tener antes que un médico personal, un abogado personal… y como diría San Isidro, el santo de los animales y las cosechas, de los malos vecinos ampárame.

Por lo pronto, puse la demanda en la alcaldía, espero la citación de conciliación, mi amigo Juan Pistolas (de él ya les he contado) es quien me ha acompañado para aligerar trámites… nuevamente mi estimada abogada se ha puesto al tanto… y en estos días quito la dichosa alcantarilla. Cualquier avance fuera de lo normal les estaré contando.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Nota:
Inicio un nuevo proyecto en mi vida y quisiera tener más tiempo (y talento también) para corresponder con mis tímidas divagaciones en sus Blogs..., pero mi frecuencia en la red se hace forzada.
No es un adiós, es solo que voy a disminuir esta rutina...
Un abrazo atrevido, fraterno y querendón, a todas y todos.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

posted by rafico @ 7:15 p. m. Comentarios: 6


Volver - Carlos Gardel