martes, mayo 30

EN LA PISCINA


Bogotá como algunos sabrán es una ciudad de clima frío, a tres horas de ella, hay un valle interandino en que se encuentra Melgar, ciudad con temperaturas muy calientes todo el año; este lugar, es el sitio de veraneo para muchos y es la típica ciudad tropical, atiborrada de gente, precios cómodos (como me gusta a mí), color, vegetación, bailaderos, vendedores, bikinis, tangas, salsa, sol, ron, piel, en fin.

Por otra parte, soy padrino de bautizo de una hermosa niña que se “autodenomina” YIDI. Mi compadre el año pasado salio pensionado y para celebrar dicho suceso, organizamos un paseo las dos familias a Melgar (club comfenalco específicamente).

Un suculento almuerzo, toboganes, baile y otras cosas (que no se cuentan), fueron nuestro divertimento esa tarde. Mi compadre no sabe nadar y el único que medio sabía era yo, así que para que la niña disfrutara del agua, me la llevé a que nadara en la piscina de niños (allí donde el agua le da a uno hasta la cintura), la piscinita estaba llena con mocositos de todas las edades, yo era el único adulto en esa piscina. Sin querer, me eché o mejor, se me salio un pedito, creí que había sido imperceptible, pero no, como si hubiera sido una bomba, todos los niños que estaban en la piscina (que por cierto eran muchos), salieron despavoridos tapándose su nariz, gritando y haciendo mofa de que algo maluco estaban oliendo (en realidad no era para tanto).

Si, ahí quede yo, solo en medio de dicha piscina con mi ahijada, pidiendo -trágame tierra-, con la mirada reprochable de algunos adultos sentadotes en las mesas de alrededor y por supuesto con la burla de los mocositos.
Qué hice yo?Tomarlo con humor, inculpe soterradamente a mi ahijada y ella tan bella se presto para el juego, al buen rato me salí (con la cabeza en alto), y tan pronto lo hice, en jauría todos los niños retornaron a la piscina.

Solo a mí me pasan estas cosas, que pena con usted estimado lector contar estas intimidades, pero me cobijo con lo impersonal y el halo de anonimato que puedo tener en este Blog. Además, quien diga que no se le ha escapado uno, es una mentirosa o mentiroso.

Fue un buen paseo.

(*) La foto por supuesto no corresponde al momento descrito, pero si, al susodicho paseo.

Un abrazo a todos y espero no haber sido impropio.
Federratas
La pantilla azul que originalmente tenía este Blog, se dañó.
Sepan que el próximo domingo estoy de CUMPLEAÑOS.

 

posted by rafico @ 12:51 p. m. Comentarios: 15


Volver - Carlos Gardel