miércoles, enero 17

MIEDO DE MÍ MISMO

1. Mi peor defecto es la ingratitud, y lo digo en serio, soy ingrato hasta con mi propia familia, tanto, que creo usted se sorprendería.

2. Todo accidente inevitablemente, desencadena una sucesión de calamidades.

3. Nunca he querido inspirar lástima, le temo a ello.

Por qué expongo esto.

Porque hace un buen par de años, a raíz de mi crisis, intencionalmente lastime a muchos con mis palabras y me aislé.

Me da melancolía, el sentir como una página de mi vida aún está en blanco, y cómo muchas de mis decisiones acrecentaron mi aislamiento.

En este debatir mío, lastime a un amigo entrañable, él, era el único con quien compartía afinidades en temas cómo, los libros, la teoría de la elasticidad, Calamaro, el buen cine, la ecología, el campo, los humedales, los ríos, los puentes… pero a la vez teníamos cosmovisiones un tanto antagónicas y discrepábamos mucho… él, defensor de los animales y yo gustoso de la tauromaquia y las peleas de gallos, él de alma expedicionaria y yo no tanto, él deportista y yo “metodista”…. esa dicotomía y el aprender el uno del otro, creo, fue lo que nos amistó. Él se volvió, casi mi único amigo.


Sucedió mi calamidad y antes, de que viera en mi, a un sensiblero, perturbado, desdibujado y loco…, me aislé de él, temía dejarle palabras de desesperanza que eran las únicas que me salían en ese momento, temía que mi situación lo afectara, temía de mi, pues el ser humano es extraño e inconscientemente como mecanismo de defensa, a veces uno proyecta sus frustraciones en otros, por ello no quería a nadie a quien yo estimará, cerca de mi.

Prolongado ha sido nuestro mutismo en los últimos años, pero igual de memorable ha sido como él en su iniciativa, hace poco con una llamada, supo poner amarras.

Se que los silencios ayudan a decantar, pero también tienen el lastre, de dilapidar lo construido.

 

posted by rafico @ 5:41 p. m. Comentarios: 5


Volver - Carlos Gardel