lunes, septiembre 18

EL SARAVIADO

La Doña: - No me vaya a meter ese animal al carro-
YO: - Pero por qué, qué suciedad tiene?, no ve lo limpio que está -
- Pues estará muy limpio, pero es un cagón -
- Y cómo sabe?-
- Pues así son todos los pollos -
- Ahh, los pollos, pero este no es un pollo -
- Ah no?, entonces qué es? -
- Pues, es un gallo -
- Un pollo o un gallo, es lo mismo, ambos saben igual -
- Se equivoca, los pollos son para comer, los gallos se juegan -
- jajaja.., para mi son lo mismo y no me vacile que no le voy a dejar subir ese animal -
- Mire, hágalo por caridad -
- Caridad con quién?, con usted? -
- Nooo, caridad con este saraviado. Mire patrona, le prometo que si le hace popo, yo mismo le limpio -
- Para limpiar cualquiera. No ve que me puede ensuciar la cojinería y luego queda la mancha -
- Yo sé…, mire, mi saraviado no le hace eso, ahí está, se lo regalo si se le llega a cagar -
- mmmm Bueeeno…, suba pues -
***

Piuuupipipipipipiuuuuuu piuu piuu piuu …

Así se le llamaba para que viniera a comer maíz.

Solo su dueño lo tocaba, de lo bravo ni los niños se atrevían a acercársele.

Para conservarlo así de brioso, se le mantenía en celibato, pero cuando se escapaba, ah pobres gallinas.

Para que practicara equilibrio y de paso cantara, se le subía a las cuerdas donde se extiende la ropa.

De vez en cuando, se le daba comida cocinada, incluso hasta carne de pollo.

Cuando hacía sol, era un gusto verlo estirado en la polvorienta tierra.

Era un gallo de pelea, se le entrenaba y acicalaba, para ser jugado todos los miércoles.

De un espuelazo en los pulmones, murió. Envuelto en una bayetilla, se enterró al lado del lavadero y encima se le sembró una mata de naranjo.

***
Bonito que era ese animal.

 

posted by rafico @ 9:42 a. m. Comentarios: 2


Volver - Carlos Gardel