miércoles, agosto 16

Alguien me dijo que un Blog era como nuestra casa, recibimos visitas, lo engalanamos, ponemos nuestros detalles en él, presentamos lo uno quiere que vean, pero me pregunto, y qué de las cosas que no mostramos?, dónde ponemos aquellas cosas que también hacen parte de nosotros, pero que nos dan pena?.

Seré sincero…, cuando inicie este Blog, pretendía escribir de la manera más burda, lo que nunca me hubiera atrevido a contar sobre mi (aún tengo dicha intención), pero me preguntó, qué cosa hace que sintamos la necesidad de escribir sobre nosotros?, y qué buscamos con ello?.

Los sicólogos dicen que para afrontar una crisis, uno mismo, debe generar el discurso que vivencia, para que a partir de este uno racionalice su debatir.

Creo es mi caso.
Sin embargo, siento que los silencios también ayudan a decantar.

*****

Hoy le contaré cosas de mi cotidianidad.

Yo vivo en un pueblito Boyacense, que dista a tres horas de Bogotá, cada fin de semana viajo a la ciudad, y los lunes retorno al campo, esta rutina la he llevado durante estos dos años, las razones: trabajo, familia, salud, en fin…

El pueblo es de unos 5000 habitantes y sus cultivos son mayoritariamente frutículas.Aquí la foto.


(El nombre del pueblito me lo reservo, por aquello de que, en pueblo pequeño, infierno grande)

No tengo acceso fácil a un computador, me toca pedir prestado el de la alcaldía del pueblo, en él me conecto por mucho de cuatro a tres horas a la semana.

Me gano la vida literalmente entre vacas, camiones y ecuaciones hidráulicas.

En el campo pernocto, a veces en la casa un tío, otras veces en la casa de otro tío y cuando me da la loquera, duermo en una chocita rústica que yo mismo hice (luego les amplio esto).

 

posted by rafico @ 10:30 a. m. Comentarios: 12


Volver - Carlos Gardel