viernes, marzo 31

TRIVIALIDAD


En una oportunidad, bailé alrededor de una hoguera y me sentí conectado por una especie de saber instintivo, en la espontaneidad de ese momento, atendí que cuando nos catalogamos, podamos parte de nuestra humanidad, desconocemos los matices que tenemos y que con nuestros prejuicios, nos castigamos y castigamos a otros. El hombre solo es un humano, el resto de calificativos sobran.

Pero el acto en sí, me enseño que lo irrisorio puede ser profundo, que hay gestos cotidianos que realizamos continuamente que pueden convertirse en puntos de partida para asombrarnos. En este sentido, quisiera destacar algunos actos, que hacemos ligeramente y que a veces los pasamos por alto, pero que sin duda, tímidamente los disfrutamos y porque no, tienen trascendencia. Comparto la siguiente lista para ver sino no han hecho esto alguna vez:

Llamarse a sí mismo,
perder algo y olvidar que lo perdió,
empujar una pared entre las manos,
caminar en la oscuridad,
imaginar que nos morimos,
seguir a alguien con la mirada desde una ventana,
observar el polvo en un rayo de sol,
ducharse con los ojos cerrados,
rayar una hoja haciendo muñequitos ininteligibles,
arrancarse un pelo,
abrazar un árbol,
escuchar el AM,
sonreír a un desconocido,
mirar como duerme alguien,
considerar la humanidad como un error,
descolgar el teléfono,
preguntarse quien soy yo,
ver el reflejo de una luz en el agua,
ver un paisaje como un lienzo,
mirar las estrellas sin reflexionar,
preguntarse “mañana a esta hora que estaré haciendo?”,
oler suciedad propia,
hacer caligrafía,
golpearse y provocar un dolor leve,
telefonear al azar,
leer en el baño,
hacer como un animal,
pulsar un tecleado con toda la palma de la mano,
saltar en un pie,
pensar en otros lugares del mundo,
empinarse para verse de mayor altura,
contemplar el cadáver de un animal,
contar hasta cien,
oler una planta,
reconocer un juguete de infancia,
esperar sin hacer nada,
intentar no pensar,
babear la almohada,
tocarse la espalda,
probarse ropa,
saber que estamos hablando,
saber que estamos leyendo,
llorar en el cine,
temer cuando uno se va a bajar del bus,
dormir boca abajo,
preguntar por algo aún sabiendo que no lo compraremos,
quitarle el sonido a la tele,
acostumbrarnos a algo molesto,
buscar un alimento azul,
trabajar un día de fiesta,
recuperar un recuerdo perdido,
ver como se arrugan nuestro deditos con el agua,
oír nuestra voz grabada,
despertar sin saber donde,
arreglar una habitación que no es la nuestra,
imaginarse cómo es el que está detrás de un disfraz,
dejar una decisión a cara/sello de una moneda,
bailar solo,
arrodillarse,
jugar con un niño,
quitarse el reloj,
limpiar después de una fiesta,
buscar una caricia,
leer bóvedas desconocidas en un cementerio,
reírse de una idea,
observar una llama de fuego,
hacerle gestos a un niño,
pensar en lo que piensan los demás,
aplaudir solo,
comer aun estando satisfecho,
escribir incoherencias. como por ejemplo.

TA
Tla
Tatino
Tatatuino
Timatotaro
Turquestumaru
Temarosutaro
ajazapala
estótuflo
tulu

Todas palabras tan bonitas
que no existían
y ahora ya no son inéditas.

 

posted by rafico @ 8:58 a. m. Comentarios: 21


Volver - Carlos Gardel